El entrenamiento es un desgaste: Entiende la supercompensación.

Hace tiempo no comprendía bien lo que es en realidad “el entrenamiento”.  El día que lo comprendí, me acerqué cada vez más a entrenar mejor. Ahora es el momento de que tú lo comprendas y de que puedas sacarle más partido a tus entrenamientos.

¿Qué es el entrenamiento?

El entrenamiento es un proceso donde se “imita” la actividad en la que se quiere mejorar o competir. Esta imitación repetida a lo largo del tiempo provoca que el organismo cree adaptaciones para estar cada vez más acostumbrado a esa actividad a la que le exponemos. Al fin y al cabo somos seres que EVOLUCIONAMOS Y nos ADAPTAMOS.

¿Por qué se crean estas adaptaciones? ¿Cómo mejora nuestra condición física y rendimiento deportivo?

El entrenamiento lo que provoca es una situación de estrés donde se altera el organismo. Durante el entrenamiento, se producen sustancias de desecho en el cuerpo, se producen cambios hormonales y se genera una situación de desgaste físico y psicológico.

Una vez que termina el entrenamiento, el cuerpo “reflexiona” sobre lo que ha ocurrido y “piensa” qué puede hacer para adaptarse por si vuelve a sucederse una situación parecida.

El cuerpo es inteligente y piensa que si se adapta la próxima vez no le costará tanto realizar ese esfuerzo. Este tiempo en el que el cuerpo “piensa” se conoce como  DESCANSO

.

Para entenderlo mejor, Imaginemos ahora un entrenamiento técnico. ¿Acaso aprendemos la técnica la primera vez que la hacemos? o ¿Necesita asimilarse y repetirse una y otra vez hasta que la pulimos y la adaptamos a nuestro repertorio?

Primero lo hacemos en una situación controlada, luego lo intentamos aplicar en los paos, el saco, el sparring y por último en el combate.

Con esto quiero decir que hay que olvidarse de que el entrenamiento se asimila en cuanto termina la sesión. No significa que hay que entrenar muy duro y ya está, al día siguiente el cuerpo está adaptado y preparado para lo nuevo que venga.  para que el cuerpo esté preparado la próxima vez y responda mejor a esa situación de estrés, se necesita un DESCANSO.

El entrenamiento: Aliado o enemigo.

El entrenamiento es nuestro mejor aliado y a la vez puede ser nuestro peor enemigo. Digo esto, porque un entrenamiento bien controlado será nuestro mejor aliado porque podremos evolucionar junto a él si los estímulos a los que exponemos al cuerpo son tolerados. Por otro lado, si estos estímulos son demasiado fuertes, el desgaste será excesivo y conseguiremos justo lo contrario de lo que buscamos. Lo mismo ocurrirá en el caso de que los estímulos no supongan ningún estrés al cuerpo. Nuestro estado de forma decaerá y nos desentrenaremos.

Quiero hacer una pregunta para que reflexionemos todos y cada uno de nosotros.

¿Queremos ser el mejor atleta en la sala de entrenamiento o el día de la competición?¿Queremos ser el club que entrena más fuerte? ¿El lugar donde cada vez que se va se acaba agotado y se queman más calorías? O por otro lado ¿Queremos ser el club que entrene MEJOR? ¿El club donde los deportistas llegan en mejor estado al combate? ¿El club donde sus integrantes son los que llegan a ser campeones?

Hay que distinguir entre ser «el campeón del entrenamiento » y ser un campeón en la competición o el rendimiento deportivo. Entrenar siempre más duro no es sinónimo de conseguir la victoria.

¿Cómo deben ser los estímulos «propuestos» en el entrenamiento?

 El estímulo y su umbral:

La ley de umbral establece que para que un estímulo provoque adaptaciones, este tiene que sobrepasar cierto umbral, diferente en cada deportista.

También existe un umbral de máxima tolerancia, pues la capacidad de asimilar correctamente dicho estrés es limitada.

En esta imagen, se puede observar lo que ocurre en el proceso de un entrenamiento:

El punto 1 es la situación inicial, es decir, cuando el deportista está descansado antes de la sesión de entrenamiento. El punto 2 refleja el desgaste que provoca el entrenamiento en el deportista, ya que al finalizarlo está cansado. El punto 3 muestra la recuperación del deportista después del entrenamiento. Al menos debe ser capaz de volver a la situación inicial del punto 1 antes de nuevo un entrenamiento. Si aplicamos bien los estímulos en los entrenamientos y los encadenamos correctamente, nuestro deportista, llegará a este nivel de forma física, después de haber asimilado todo el proceso de entrenamiento(supercompensación) Aquí, su estado de forma será mejor que en la situación de partida.

Espero que os haya gustado este artículo. A continuación os dejo un vídeo de mi canal de youtube donde comparto más información sobre el tema.

Bibliografía y referencias:

Bibliografía y referencias:

Naclerio. (2011). Entrenamiento Deportivo Fundamentos y aplicaciones en diferentes deportes. Madrid: PANAMERICANA,S.A.

Fritz Zintl. (1991). Entrenamiento de la resistencia. Fundamentos, métodos y dirección del entrenamiento. Barcelona: Martínez Roca, S.A.

Rivas, Navarro, Muñiz. (2001). Planificación y Control del entrenamiento de Natación. Madrid: Gymnos S.L

Fernando Navarro Valdivielso, Antonio Oca Gaia, Antonio Rivas Feal. (2010). Planificación del entrenamiento y su control. Madrid: cultiva libros.